jueves, 26 de julio de 2012

Incerteza

Cuando forzosamente tenés que dejar algo atrás.
Hacer ojos ciegos por más que los pensamientos sean claros, los deseos fuertes y las ganas incontenibles.
Cuando inevitablemente las circunstancias te marcan un camino a seguir el cuál no querés elegir, pero es el único más seguro al parecer.
Y las imágenes guardadas quedan sin vida. Las memorias repletas de un sentimiento vacío. Las ilusiones se hacen remotas. Los días más cotidianos y  más aún nada fuera de lo normal. Vuelve todo a esa normalidad conocida de memoria, ese hilo de sucesos continuos, ordinarios, comunes.
Sin magia, sin sensaciones nuevas, sin nuevos sentidos. Con el hueco de lo que se siente no seguir disfrutando de lo que un día se tuvo. Con la constante e inconfundible presencia de la ausencia. Esa que se para fijo al lado. La que me recuerda quién no está. Lo que ya no vivo.

Realmente por momentos mis deseos son desmedidos.
Mis pensamientos rodean mi órbita. Y los lugares físicos están marcados por nuestras sombras de aquel día juntos. Puedo vernos en ellos como si fuéramos un holograma. La invisibilidad no es triunfadora frente a mi vista, porque realmente puedo verte. Vernos en cada sitio que ocupamos, pocos pero no lejanos. Como si yo fuera una tercera persona viéndonos desde afuera, observándonos. Y vuelvo a repetir visualmente y a sentir internamente.

Dame un nuevo respiro. No pierdo las esperanzas. Siento que es dificultoso, pero por más que ahora tenga que estar inmóvil no quiero rendirme acá. No suelo hacerlo, excepto cuando ya no puedo hacer más nada y pierdo las posibilidades que tengo a mi alcance o en su gran defecto cuando me estoy torturando/destruyendo...
Sólo bajo los brazos cuando ya no depende de mí y mis intentos no tienen efecto.
A veces no todo depende de uno.

Sólo me queda mantener la paciencia y la calma. En algún momento voy a terminar de descifrar esto. Realmente quiero estar bien.

4 comentarios:

Nicolás François dijo...

Me recuerdas a como me sentia yo hace unos meses atras, cuando todo parece dejar de importarnos :/

me gusta mucho como escribis, y el diseño de tu blog, como colocas las imagenes (muy original)

Au revoir ♥

Laucha dijo...

Estaremos la personas predestinadas a estar bien, o será sólo una especie de mandato social ? No será que no los quieren hacer creer !?
Yo creo que en el fondo todos "somos" y a la vez no somos nadie.
Hace poco leí una novela de Jean Paul Sartre, que es muy parecido a lo que vos definis.
El tipo se veia rodeado de objetos y de cosas pero con solo nombralas no les alcanzaba, sentía que el lenguaje le era poco para definir tanto.
La verdad es que me gusta entrar y leerte ! :)

Saludos y hasta el proximo post.

reina.momo dijo...

No pierdas las esperanzas, siempre hay posibilidades :)
un beso, bonito blog!

Chechi dijo...

Bueno al parecer quieres tanto algo que no es lo correcto, tu lo quieres pero sabes que no es lo mejor. Hace poquito me sucedía esto, no lindo, uno no encuentra la manera de estar bien, es difícil. Saludos nena me paso.