miércoles, 18 de julio de 2012

Semi-perdida.


¿Cómo puede ser que todo cambie tan rápido?
Es paradójico. Me venía sintiendo hiper bien (no estoy mal, pero no ando en el mismo ritmo de equilibrio que había logrado y venía manteniendo) y de repente todo giró unos 180º. La mitad de mi perfecta postura cambió. No digo que para mal, pero tuvo una modificación algo impensada. Totalmente imprevista, inesperada. ¿Indeseada? No sé, no creo que indeseada pero venía sintiéndome tan bien conmigo misma, mi cabeza era totalmente libre y mis preocupaciones no existían. Algo anda rondando en mi mente, sí. No es un conflicto, pero ya no depende todo de mí sola.
Hace pocos días atrás estaba sin tener que ocuparme de nada que necesite atención, ni dándosela a lo que tal vez sí lo requería. Desocupándome de cosas que tal vez antes le daba más importancia y dejándolas fluir solas, sin actuar sin esperar. Y parece que por hacer así, más vino.
¿Qué es lo que me inquieta o no me deja cómoda conmigo misma?. Saber que tengo que ocuparme de hablar para saber. Para quitar (si se lograse) dudas, inquietudes. No puedo estar en total paz cuando no tengo algo en claro. La verdad espero conseguir respuestas claras. Sin más ni menos. Precisas y concretas.
En este tiempo, harán 2 meses, que vengo modificando aspectos los cuáles sé que debo afianzarlos aún más, también aprendiendo lo qué quiero, y cuán importante es el tiempo que uno da. No sé por qué estoy tan pesimista, me siento un poco negativa con respecto a este tema que no específico bien, por ahí algún lector lo percibe y recibo una respuesta cercana y útil. En fin, estoy bien. Con cambios que no me hubiese imaginado. Pero lamentablemente teniendo que tener mucho cuidado. Cada vez me hago más desconfiada de cualquier persona que se me cruza. Y más aún si se involucra conmigo.
Tengo que mentalizarme que todo va a salir bien.

2 comentarios:

Limalimón dijo...

uh, la mente en problemas.
Espero que sea solo un momento, tal vez solo sea un momento de confusión. Yo creo que a medida que crecemos se revuelven ciertas cosas y empezamos a dudar mas.A mi me pasa todo el tiempo, pero no sé.
Espero que lo tuyo sea solo un momento y que lo mas pronto posible vuelvas a estar como antes!
Para mí no esta mal que te pongas inquieta si no tenés las cosas claras, a todos nos pasa eso, todos queremos un si o un no! No podemos vivir haciendo equilibrio...Necesitamos algo firme.
Y con respecto a la desconfianza con las personas mucho consejo bueno sinceramente no te puedo aportar.Yo vivo dudando, pero sin embargo me arriesgo.Cuando me quiebro termino pensando por que no me hice caso si tenía razón.Pero parece que no se puede vivir de la intriga, necesitamos experimentar y chocar nuestra cabeza con la pared.Evidentemente, es eso lo que nos haca aprender.

Te mando un beso!!

Pablix Pebablds dijo...

Uno siempre va cambiando, transformándonse, y eso es inevitable.

Aprendé a convivir con el cambio y a sacarle lo mejor :)

Saludos!
Parado en el Abismo