martes, 17 de enero de 2012

Presencia alejada y casi imaginaria

Sí lo sé. Fue y seguirá siendo otra locura más de las que me suelen pasar.
Ese día te vi, y me venían sonrisas por dentro. Sentí tu perfume y realmente me perdí.
Me transmitiste algo increíble. Puro, innato especialmente de vos, positivo.
Pocas horas estuve relativamente cerca de vos. Y en esos cientos de minutos
me sentí plena de vida. De conformidad. Me sentía yo, llenándome de todo lo que quería recibir.
Me gustaste completamente. Esa magia y vida. Tenías lo que buscaba. O por lo menos
eso pude sentir sin ninguna duda en esos instantes.
Pero bueno, acá estoy. Sola con lo que me quedó.
Y recordándote de vez en cuando. Aunque bastante seguido últimamente.
Encontrando tu cara en mi cabeza.
Y haciéndome recordar, que no va a pasar nada entre nosotros.
¡Maldito "convencimiento" que tengo que admitir, dejando las ilusiones sin vida que me quedaron por dentro!

2 comentarios:

Peter dijo...

Me gustó mucho lo que escribiste Yam! como siempre :) amo tu manera de expresar lo que sentís.

Te adoro amiga ♥ un abrazo enorme

Yamila Rojas dijo...

Gracias amigo ! ^^