lunes, 23 de enero de 2012

Con un poco de gracia

¡Porque cuando alguien me empieza a gustar siempre pasa algo (malo)! Esto es genial (Sarcasmo). Hay varios motivos que desencadenan ese final. En la primera instancia suele haber mucha química. O tal vez no. Me pasaron ambas. Luego de eso, el desenlace de la historia siempre termina igual. No falla, cómo le gusta jugar ¿eh?. Paso a detallar mejor. Algunas de ellas es la falta de interés repentina (de la otra parte, no la mía), o el excesivo interés que me termina espantando ya que es como si leyera primero el final de un libro, se pierde el misterio y queda “poco” por descubrir por tus propios medios. Me gusta tomarme el trabajo de conocer a la otra persona, por ende, si se abre tan fácilmente deja mucho que desear. O lo mismo cuando te empiezan a halagar de pies a cabeza. Hazte desear! Y hacé que esas demostraciones sean sinceras y no fáciles de decirlas, ni hacerlas costumbres o un juego de palos interminables... Aunque, es divertido describir disimuladamente lo que nos pierde o nos gusta muchísimo del otro... Pero... a su tiempo, está bueno también que sea un poco más reservado así luego tiene un toque más especial ¿no?. Vayamos a otro punto más.       
El desinterés. Al principio suele pasar que ponen mucha onda, interés, ganas de hablar, ganas de salir y después literalmente se lo tragan la tierra. Así de sencillo. Por lo menos un “che ya fue”. No te hablan más, y te preguntas ¿qué carajo buscaba?, o ¿para qué me hablabas se puede saber?, ¿para qué demostraste tantas ganas de salir conmigo?. En fin... preguntas sin respuestas. Bueno la que más me pasa es no sentirme totalmente conforme con el otro. Muchas veces hay aaaaalgo que no me termina de convencer, o veo actitudes que me terminan demostrando que realmente no valía la pena, o sale alguna faceta rara, pero principalmente la primera... La persuasión de que algo huele mal. O bueno... no siento la atracción necesaria. Otro punto familiar: el hermoso niño me interesa mucho, me importa, me gusta bastante pero no se da nada. Tal vez no se anima ¿? vaya uno a saber... U otra, pero en ésta sin historia detrás, me gusta mucho alguien pero no hay cara para decirlo. Porque realmente “no da” y quedaría colgado, tal vez ridículo y de persona media desquiciada. En fin. Hay varias situaciones. Cuestión que termino siempre igual, es cómico pero si me pongo a pensarlo en frío, cansa. Más adelante subiré algo más alentador, por ahora me retiro.

4 comentarios:

Peter dijo...

Si sabré de esas historias! jeje. Pero siempre se puede volver a empezar, o tambien se puede optar por pasar un tiempo con uno mismo. Eso muchas veces es lo que necesitamos. :)

Un besote! ♥ genial lo que escribiste :)

Yamila Rojas dijo...

Gracias *-*

Lulii Cattáneo dijo...

Wow, cuantos sentimientos encontrados! Yo siempre trato de confiar en mi intuición, nunca falla. Y si hay algo que no me cierra desde un principio, no suelo asimilarlo más adelante :/
También me pasa eso de que tal vez no siento la atracción necesaria, o quizás siempre pretendo mucho de alguien, vaya saber qué sea en realidad. En fin. Besos Yam!

P.D.: cada vez que entro a tu blog está mas lindo ^^

Yamila Rojas dijo...

Ey qué lindo leerte Luli! no entendí bien lo de "no suelo asimilarlo más adelante".
Sí eso es cierto, tal vez pretendemos mucho porque inconscientemente lo comparamos con lo que nosotras podríamos brindar, o bueno simplemente imaginamos mucho más de lo que el otro es o da... Cosas que pasan :s pero bueno ^^
Graacias por lo del Blog ! jaja no puedo dejarlo quieto! Un besote enorme :)