martes, 17 de enero de 2012

Agotada


Hoy realmente estoy cansada. Podrida. Con la mente rodeada de las malas ondas que hace mucho me vengo tragando.
Lo peor de todo que no puedo hacer nada para dejar de recibirlas.
Porque mi vieja es la que me las incrusta en la cabeza y en mi energía.
La tengo todos los días en casa.
Todos los días diciéndome algo de mala manera.
Ya sé. Todos van a decir, es normal, a todos les pasa,
siempre están jodiendo. Pero realmente llegué a un límite.
No soporto más la vibra de mierda que me transmite.
No soporto que cuando decido contarle algo sólo para compartirlo
o para que no sienta que no le cuento nada lo único que hace
es buscarle un defecto SÚPER rebuscado y me lo tire en la cara.
Dónde indirectamente me está criticando. ¡Como si no me conociera!.
No soporto más que cosa que no haga a su gusto ya me empiece a gritar, hablar para el reberendo orto, cuando perfectamente me lo puede decir con buen tono y buenas formas.
Pero NO! Todo tiene que decirlo de mala forma, todo!
Le cuento algo, le comento algo, opino algo, y a todo tengo una respuesta llena de ¡energía de mierda!
Y así estoy ahora, así, con mucha bronca, harta, agotada,
sabiendo que no puedo hacer absolutamente nada para que deje de joderme con sus
malas contestaciones.
Y realmente NO PUEDO HACER NADA, porque ¿hablar?.
Sé por qué lo digo, no sirve, y no puedo.
No puedo, porque con ella no puedo hablar calma y en forma pacífica,
se darán cuenta con las cosas que estoy contando.
No quiero esos típicos consejos de hablalo, o cosas por el estilo.
Porque si eso hubiera funcionado ya lo hubiera hecho.
¡Dios! Me desconozco, yo no soy esta mina con broncas ni las ganas por el piso,
no soy así, pero me agoté, y en algún puto momento esto me iba a pasar.
Bancar, absorver, ignorar, hace que un día todo lo tragado se te salgan hasta por los ojos.
No aguanto más. Y esto va a continuar así sin dudas. Hasta que vuelva a calmarme y esto sea una rueda sin fin de lo mismo. Hasta que vuelva a estallar como ahora.
A veces siento que tengo que esconder quién soy frente a ella.
Que no quiere aceptar que realmente la vida pasa por otro lado,
que restringiéndome no va a lograr nada, al contrario le va a salir
todo al revés. Realmente a veces me siento encerrada.
¿Con esa sensación cuando sabes que estás haciendo algo mal?
Bueno con eso pero sabiendo que no estoy haciendo nada “malo”
Por Dios, necesito mi libertad, necesito dejar de tener críticas por todo,
necesito hacer lo que quiero hacer, necesito llenarme de cosas que me hagan bien
sin dar explicaciones de nada o que me cuestionen al fin y al cabo.
No tengo problemas graves, ni jodida la cabeza, simplemente siento
que su mente es cerrada y cuadrada, que ciertas cosas está mal que las haga
o algo así y sin comprenderme ni pedirme una explicación de entrada me las prohibe.
Necesito aire. Necesito ser completamente yo. Pero Ya.

1 comentario:

Peter dijo...

La verdad me pone como el orto saber que estás así y lo peor es que si vos no podes hacer nada, yo menos. Y eso me jode más todavía. Sé lo que estás pasando porque sabés muy bien que mi viejo es igual y que cada vez que nos vemos me caga la existencia con los mismos reproches de siempre, y sigue siendo el mismo pendejo de siempre. Pero ya llegó un punto en que me cago en lo que me diga o deje de decirme. Sus críticas y reproches me entran por un oído y me salen por el otro. Quizás eso sirve conmigo y no con tu vieja, pero solo quería decirtelo para que sepas que te entiendo. Y si, me da por las pelotas no poder ayudarte a estar mejor, más que escuchandote siempre y estando ahi para lo que necesites. Sabé que podes contar conmigo cuando sea. Dios! que bronca no poder hacer nada :/.. te adoro friend <3 un abrazo enorme