jueves, 24 de mayo de 2012

¿Querés ser mi canción favorita?

La cuál sin rimas se ve bien.
La que tenga melodías confusas que nos hagan vibrar, relajar, exaltar, pensar y mil más.
Con versos ahuecados por la profundidad de las emociones y sensaciones nuestras.
Con estrofas llenas de besos delicados y traviesos, acariciadas por dos almas.
Sin estribillos monótonos ni repetitivos.
Con instrumentos como la risa, el suspiro y la presencia de la misma calma.
La canción la cuál no me voy a cansar de oír, ni sentir.
La que se destaca y se diferencia del resto por haber logrado entrar a mis adentros.
La que con sólo escucharla me hace sentir plena. En armonía y acompañada.
La perfecta unión de notas musicales.
La que suene en mi cabeza de un momento a otro, en cualquier parte dónde sea que esté y su presencia sea así, sorpresiva.
La que me vea mientras cierro los ojos y me haya dormido tarareándola.
La canción que tampoco se canse de mi ritmo, mi pentagrama, mis claves de sol o... rayos.
Si esto es pedir mucho, puedo decir:
¿Querés ser la canción que luego de no haberla escuchado durante un largo tiempo, al volver a oírla logra hacerme mover los pies?

2 comentarios:

Nicolás François dijo...

Estoy buscando una canción tal cual vos la describís n_n

Yamila Rojas dijo...

No sé si se entendió bien, pero la canción metafóricamente suplanta a un sujeto que aún no está, no hablo en sí literalmente de una canción jaja, se entendió? Gracias por leer Nicolás, besos.