jueves, 28 de febrero de 2013

A veces todo cambia, sin avanzar ni retroceder.
Habiéndolo dicho todo y empezando a ausentar las palabras.
A veces no hay principio o final, sino una pausa sin retroceso ni avance.
Sin detrás ni hacia delante.
Es pararse con un pie en el medio de la cuerda, intentando hacer equilibrio 
pero sabiendo que no existe por más que nos ubiquemos en el centro. 
El tambaleo está aunque no se haga notar.
Es haberse abierto nuevamente, para volver a cerrarse con más fuerza que antes.
Mitad optimista siendo devorada lentamente por la mitad opuesta.
Un par de muchos recuerdos. Que no te dejan tan cuerdo. 
Anhelos distanciados de la realidad.
Sueños que te expulsan las experiencias sin vida, ni tiempo.
No hay fallas, tampoco aciertos.
Chocan las presiones del pecho, de aquello no dicho, contra lo no silenciado.
No hay resultados. No hay final. 
Sólo hay un protagonista encargado de decir todo... el silencio.

5 comentarios:

Ainoa 13♥ dijo...

que cierto!

caroo•.•. dijo...

Que linda entrada sisterrr!
No se si lo esribiste porque te pase eso, o más como algo "poetico" pero es espectacular el texto, y una vez mas, me identifico.
Es como haber aceptado miles de cosas, pero que siguen ahi, quietas, y ya no hacen ni bien ni mal.
Nos leemos, Ya! Besito ♥

Laucha dijo...

"El tambaleo está aunque no se haga notar"

Que genia, que maestra !
Tenes esas cosas, y esas frases que son totalmente cotidianas, comunes, de todos los días pero es necesario que a veces se plasmen.
Sí, yo también estuve de vacaciones y de un día para el ottro empecé a dejar un poco de lado algunas cosas porque tenía que rendir, pero acá estoy, espero jamás dejar el blog, porque me encanta, y espero que vos tampoco lo dejés eh ! ¬¬

Te dejo un besoabrazo!

Chechi dijo...

Es asi, me gusto, besito Yami, hablamos♥

Pamela dijo...

El silencio a veces es nuestro mejor amigo, solo a veces
Buena entrada !