miércoles, 25 de abril de 2012


Ya no quiero mañanas nubladas. Es mi momento de despertar con mis propias ganas de sonreír.
Ya no espero más nada, por lo menos por hoy, y por los días siguientes. Es hora y tiempo de ocuparme
solamente de mí misma. No quiero depender, no quiero aguantar, no quiero desear, ni esperar.
Hoy quiero empezar a retomar mi persona. Que no me influyan más actitudes, reacciones absurdas, ni palabras vanas inservibles. Quiero que deje de afectarme todo esto, de atarme, de hacerme mal. Quiero alejarme, despistarme, perderme, respirar otra vez limpiando mis pulmones de la energía oscura que ando consumiendo.
No es que ando súper decaída ni nada parecido. No es depresión, eso ni hablar. Pero bueno, a veces hay altibajos que desnivelan un poco. Desanimantes. Frustrantes. Etapas, ciclos, momentos que aparecen de frente y no queda otra que aguantar y avanzar a la vez, lástima que a veces se siente como si los pasos fueran hacia atrás. Ya no sé cómo hacer. No "qué hacer", no sé de qué manera hacer lo que deba hacer. Como si tuviera una fórmula que no quiere mostrarse, como si no pudiera descifrarla. Prefiero no actuar más y permanecer quieta, inmóvil de actos y palabras. Hasta acá llegó esto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"Como si tuviera una fórmula que no quiere mostrarse, como si no pudiera descifrarla." Genial frase :)

Yamila Rojas dijo...

Gracias Anónimo... :)

Anónimo dijo...

tambien podes decirme diczy ^^ beso ajajaja
PD: no sabia q iba a aparecer anonimo, anda a saber como es esto ^^

Yamila Rojas dijo...

Jajajajaja, gané! Mis deducciones no fallaron! wi, beso dizz.