martes, 9 de abril de 2013

Lidiando.

                    Ahí, cuando sentís el espacio vacío de algo, es cuando más sentís su presencia.
                      Cuando dejas de vivirlo, es cuando se hace más visible en los pensamientos.
                        Dónde el silencio te alcanza, porque pensás que mejor va a ser callar.

                    En ese momento donde se te abren los ojos, y se te cierran los del corazón.
         Sentís que la mente se fue a descansar pero no es sinónimo de tranquilidad ni de tempestad.

                     No sobran ni alcanzan las palabras. Todo parece estar en un término medio.
           Ni en tierra ni en cielo, sino entre ellos.
  

2 comentarios:

Pamela dijo...

Es muy bueno! Cuando pensamos que mejor es callar es cuando mas tenemos la razon!

Fiore ♥ dijo...

:) q lindo